145 exTreBeO micropodcast: Cómic y Enfermedad

Muchos son los autores que han abordado este tema, por citar sólo algunos mencionaremos desde títulos como Los combates cotidianos (Manu Larcenet), Píldoras azules de Frederik Peeters que cuenta la relación del autor con una chica portadora del VIH; a libros de autores españoles bastante conocidos como Downtown; Una posibilidad entre mil, de Cristina Durán y Miguel Ángel Giner Bou, que refleja la historia real de los autores cuya hija nació con una enfermedad rara; Mía, un cómic sobre la bulimia, de Santi Navarro; o el conocido y premiado Arrugas, de Paco Roca, sobre el Alzheimer.
De nuevo temas cotidianos que el género Slice of Life se esmera en retratar.


Recordamos desde aquí que Mr. Mon tiene una entrada muy recomendable en su sección De la C a la C de la web de exTreBeO donde habla del tema. (VER)

[BOTÓN DERECHO + GUARDAR COMO]

o ESCÚCHALO online pinchando directamente.

http://www.ivoox.com/podcast-comic-extrebeo_sq_f112441_1.html
(y en iTunes)


Y es que ¿en qué medida la enfermedad es algo heredado genéticamente y en qué medida lo es socialmente? Eso es sólo una de las preguntas que nos podemos hacer al leer estos libros, preguntas latentes cada vez que nos ponemos malos o conocemos a quienes ya lo están o van enfermando.


Y la manera que proponemos de abordar el tema es una vez más a través de historias, en este caso una ficticia (Lucille que encontramos en Norma Editorial por 29,5 €) y otra real (María cumple 20 años, editado en Astiberri por 12 €).


Comenzamos por Lucille. El autor, Ludovic Debeurme muestra un personaje adolescente que no se gusta a sí mismo, una chica que vive acomplejada con su físico lo cual le lleva a caer en la anorexia. A la protagonista le preocupa no sentirse deseada por el sexo opuesto, cosa que cambia cuando conoce a Vladimir, su primer amor.
Así las cosas, cuando Lucille y Vladimir se encuentran, vivirán un idilio romántico al estilo de Romeo y Julieta con la anorexia como telón de fondo.
Es cierto que la acertada atmósfera que crea el autor, con personajes feúchos,
una narración sin viñetas guiada con dibujos apenas intuidos sobre páginas casi vacías, incluso algunos acontecimientos desagradables que viven los protagonistas da lugar a un paisaje enrarecido. Pero entendemos que es muy adecuado a la cosmovisión de una chica enferma de anorexia, un panorama que, gracias a la poética presencia de Vladimir, recupera un tono con aires de esperanza.
La naturalidad con la que su novio convive con la enfermedad les hace muy humanos, supera algunos clichés que aparecen y consigue atrapar al lector entre los diferentes sueños y reflexiones que se entremezclan.
Debeurme. Es un autor francés. Antes que Lucille publicó varios libros como Céfalus, una autobiografía (Ludología) y adaptaciones de clásicos para jóvenes (Dr. Jeckill and Mr. Hide…)
Fue premiado por este libro con el premio René Goscinny, considerado así mismo uno de los 5 libros esenciales del Festival de Cómic de Angoulême.




En María cumple 20 años (Astiberri, 12 €), Gallardo consigue que nos enamoremos de su hija.
El libro tiene un carácter explicativo centrado en torno a entender cómo es María y su enfermedad (es autista) a través de cómo son las vacaciones que padre e hija pasan en Barcelona una vez al año.
Los dibujos garabateados invitan a una lectura amena y cómoda. Además, los ejemplos de anécdotas facilitan una comprensión de la enfermedad y favorecen que nos familiaricemos con María y entendamos un poco mejor a sus padres.
Miguel Gallardo es un dibujante e ilustrador con solera, bastante reconocido entre otros autores de su generación. Comenzó en el cómic Underground, trabajando en distintas revistas como Makoki, El Vïvora, Viñetas tratando temas de actualidad con un carácter satírico pero a partir de los años 90 se centra en la ilustración así como comienza a escribir cómics de corte más íntimos o autobiográficos como Un largo silencio (sobre recuerdos de su padre de la Guerra Civil), Emotional World Tour o el cómic que presentamos.
Su estilo, propio de la escuela Bruguera como él mismo indica, cambia por completo en María y yo y en María cumple 20 años, se vuelve más “simple”, imitando garabatos y con un fuerte deje ilustrativo.



Ambos se leen con facilidad y sus personajes o lo que éstos nos cuentan se quedan en nosotros. Después de leerlos ya no podremos ver de la misma manera a un autista o a una anoréxica. El cómic contribuye de nuevo a “desestigmatizar” la enfermedad y a tomarla como algo cercano con lo que realmente convivimos. 

Comentarios